3 maneras de motivar a los niños desmotivados a hacer ejercicio

Uno de cada siete niños en edad escolar está por encima del percentil 95 del índice de masa corporal (IMC), lo que indica obesidad, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. El resultado es un aumento de los factores de riesgo para la salud, las luchas sociales y los riesgos futuros para la salud de estos niños. De la misma manera, la American Heart Association sugiere que la obesidad infantil es actualmente la principal preocupación de salud relacionada con la juventud para los padres. Esto ahora eclipsa las preocupaciones sobre el uso de drogas y alcohol.

Este triple aumento de la obesidad infantil se ha atribuido en gran medida a un aumento de la ingesta calórica y a una disminución de la actividad física. Los niños comen más y se mueven menos que hace 30 o 40 años.

Una vez identificados los culpables, la solución a la obesidad infantil parece ser una solución fácil. Sólo necesitamos motivar a los niños para que se muevan más y coman menos. Problema resuelto. Cualquiera que trabaje con niños, sin embargo, entiende que motivar a los niños a cambiar sus hábitos puede ser un desafío.

La interacción entre la fase de desarrollo cerebral del niño y la psicología resultante hace que los niños sean más impulsivos, emocionales y menos capaces de evaluar la relación entre las acciones y los resultados. Como adultos, no podemos asumir que los niños están motivados por las mismas cosas que nos motivan a nosotros.

Entonces, ¿cómo podemos inspirar a los niños "desmotivados" para que hagan cambios en sus hábitos relacionados con la salud? Aquí hay tres estrategias que han sido examinadas tanto en la investigación como en mis casi 20 años de trabajo con niños de todas las capacidades físicas y niveles de motivación. Si bien es esencial modificar los hábitos de nutrición, las intervenciones se centran en los hábitos de ejercicio.

Tres componentes clave para motivar a un niño desmotivado a hacer ejercicio incluyen:

Participación de los padresFacilitar la competencia percibidaEducación

Participación de los padres

Los niños reflejan el comportamiento de sus padres. Cuando se trata de la salud, la investigación publicada en el International Journal of Obesity and Metabolic Disorders sugiere que tener un padre obeso aumenta tres veces la probabilidad de obesidad infantil. Dos padres obesos aumentan la probabilidad diez veces. La investigación también sugiere que para que un niño tenga éxito con una estrategia de cambio de comportamiento, al menos uno de los padres debe participar también.

Es importante considerar las acciones, comportamientos y creencias sobre la actividad física en el hogar. Si los niños escuchan a sus padres hablar de hábitos saludables como una especie de castigo por la indulgencia, su percepción de la actividad física será indudablemente negativa.

Una de las cosas más positivas que usted puede hacer como padre es hacer actividad física con sus hijos. Es importante que vean que a usted le gusta estar activo. Aunque se ha sugerido que limitar el tiempo de pantalla entre los jóvenes puede ayudar a mejorar la salud, lo mismo ocurre con los adultos. Salir del sofá para relacionarse con sus hijos ofrece múltiples beneficios para todos los involucrados.

 

 

Facilitar la competencia percibida

Hubo un tiempo en que los niños participaban en juegos físicamente rigurosos durante su tiempo libre, participaban en la educación física diaria en la escuela, y también tenían la oportunidad de practicar diferentes deportes a lo largo del año. Esto les dio a los niños numerosas oportunidades para encontrar actividades que les gustaban. Es cierto que todavía había niños que no se inclinaban por la actividad física rigurosa, pero había muchas opciones disponibles.

Actualmente, la interacción con la tecnología ocupa el tiempo libre del niño promedio y muy pocas escuelas tienen educación física frecuente. La participación en deportes se ha convertido en la principal salida para la actividad física de los jóvenes. Si un niño no se destaca en el puñado de deportes a los que puede estar expuesto, se puede formar una actitud negativa hacia su propia competencia física.

Las investigaciones sugieren que el nivel de competencia y autonomía que se percibe en un niño con una actividad es un poderoso motivador. Tanto los niños como los adultos tienen más probabilidades de hacer lo que creen que hacen bien.

Para fomentar esto, es importante exponer a los niños a una amplia gama de actividades físicas. Los deportes de competición representan una pequeña fracción de las formas en que los niños pueden relacionarse con el ejercicio. Como "mentor" del estado físico de sus hijos, es posible que tenga que pensar con claridad para ayudarles a descubrir las actividades que disfrutan.

El ejercicio no tiene que ser un esfuerzo competitivo de alta intensidad y palpitante. Una actividad de baja intensidad, basada en el juego, puede servir para sacar a los niños del sofá. Por ejemplo, algo como hacer malabares puede no quemar muchas calorías, pero mejora la coordinación entre la mano y el ojo, el ritmo y otras habilidades sensoriales. Practicar esta actividad podría hacer que cosas como atrapar una pelota, bailar u otras actividades de alta intensidad sean más fáciles. Por supuesto, dependiendo del niño, puede que no. Sin embargo, cualquier actividad que requiera movimiento es mejor para la salud del niño que sentarse y mirar televisión.

Educación

Como se mencionó anteriormente, los niños pequeños a menudo carecen de la capacidad mental para vincular sus acciones actuales a resultados futuros. Es difícil motivar a un niño para que"encuentre el ejercicio que disfruta ahora o puede que tenga problemas con su salud como adulto". Sin embargo, la investigación sobre la educación física y la salud en las escuelas sugiere que la participación, la motivación y el cumplimiento de los niños con el ejercicio mejoran cuando entienden por qué están haciendo lo que están haciendo.

Cuando facilites o participes en actividades físicas con niños, destaque cómo la actividad física beneficia su vida fuera de las respuestas estándar de "pérdida de peso, salud y mejora del rendimiento". Por ejemplo, pregúnteles cómo se sienten después del ejercicio. Usualmente están energizados, alerta e incluso más enfocados. Establecer una comprensión más amplia de la importancia del ejercicio y la salud aumenta la probabilidad de que los niños se identifiquen con algo relevante para ellos, convirtiéndolo en un hábito para toda la vida.

Prueba estos tres enfoques motivacionales con tus hijos para inspirarlos a ser activos de por vida!

¿Todavía no conoces Bailonga Fitness?

Accede a 315 vídeos desde el primer momento.

Nuevo contenido cada semana.

Sin permanencia ni períodos mínimos.

Tú eliges la duración, intensidad y dificultad.

PROBAR GRATIS

¿Qué te vas a encontrar dentro?

Vídeos de Baile Fitness
Vídeos de Pilates
Vídeos de Step
Vídeos de Total Body
Vídeos de alimentacion
Clases de baile

Ponte en forma a tu ritmo y desde casa

PROBAR GRATIS