Primavera: Limpia tu rutina de ejercicios

La temporada de primavera representa renacimiento, renovación y crecimiento. Es el momento de dar la bienvenida a días más largos y luminosos y despedirse de la fiebre de cabaña. También es el momento perfecto para rejuvenecer una rutina cansada e integrar nuevas actividades en sus entrenamientos.

Aunque los seres humanos son criaturas de hábito y comodidad, es necesario cambiar con frecuencia tu programa de entrenamiento para evitar y/o superar una meseta, lograr ganancias de rendimiento y lograr nuevos niveles de forma física. Pero, ¿cómo sabe cuándo ha llegado el momento de cambiar?

Cuándo cambiar tu rutina de ejercicios

El cuerpo (y la mente) experimentan aburrimiento cuando una rutina de ejercicios ha agotado su bienvenida. Si experimentas alguna de las siguientes señales, es hora de infundir nueva energía en su programa:

  • Ya no siente una sensación de alegría por la actividad o rutina.Usted deja de ver resultados o de progresar.
  • Te encuentras mirando el reloj en lugar de tu formulario.Usted no se siente energizado después de completar un entrenamiento.
  • Te sientes inusualmente fatigado o no te sientes energizado o inspirado.

Saber cuándo cambiar una rutina de ejercicios o revisar un programa de ejercicios requiere reflexión. Desarrolla un sentido de conciencia sobre cómo se siente antes, durante y después del ejercicio. Perfecciona tu sentido de sí mismo y evalúe honestamente si su rutina actual está haciendo su trabajo. Si no es así, revise, actualice y vuelva a lanzar su programa.

Qué ejercicio para quito o cómo cambiarlos

Si estás luchando con lo que debes descartar de tu régimen de ejercicios actual, evalúa cuidadosamente los componentes individualmente, así como la forma en que encajan en el programa. Aquí hay cuatro preguntas clave que debes hacerte a ti mismo:

¿Mi rutina de ejercicios actual coincide con mi(s) meta(s) de acondicionamiento físico?

¿Esto (cualquier componente de la rutina o ejercicio específico) todavía me da alegría?

¿Espero con ansias el próximo entrenamiento?

¿Me siento desafiado físicamente?

Si respondes no a cualquiera de estas preguntas, es hora de cambiar las cosas. Afortunadamente, hay infinitas maneras de refrescar tus entrenamientos. Aquí hay siete ideas para ayudarle a darle a su rutina un muy necesario (y merecido) estiramiento facial de primavera:

  • Llévalo afuera. A veces, un cambio de lugar es todo lo que se necesita para librarse de la tristeza invernal. Trata de hacer yoga al aire libre, una clase de boot-camp o un circuito de intervalo de alta intensidad en el parque.
  • Regístrate para una carrera (u otra actividad). Nada da más motivación que un plazo. La primavera tiende a ser el punto de partida para eventos como 5Ks, duatlones de tierra y desafíos de senderismo. Averigüe qué oportunidades se presentan en su área y comienza a entrenar.
  • Levántate temprano. La primavera (y el verano) nos da días más ligeros en la mañana, así que aprovecha y saluda el día con un buen sudor.
  • Prueba un nuevo modo. Es fácil seguir haciendo lo mismo una y otra vez, pero si desea mover su umbral de condición física un poco más, pruebe un nuevo tipo de actividad. Por ejemplo, si le gusta pegarse a las pesas libres, trate de incorporar algunas otras herramientas de fuerza como bandas de resistencia, sacos de arena o Kettlebells.
  • Invierte en equipo nuevo. La ropa y los zapatos nuevos para hacer ejercicio pueden ser la mejor opción para que usted se ponga en movimiento.
  • Prueba una nueva clase. Las clases grupales de acondicionamiento físico pueden ser la puerta de entrada a nuevas formas de movimiento. Este tipo de ambiente también ofrece un valioso apoyo social que de otra manera no se experimentaría.
  • Toma una lección. Los deportes al aire libre pueden ser una forma divertida de combinar la actividad con el tiempo en familia, en pareja o entre amigos. Considera el tenis o el golf (o cualquier otra actividad que parezca intrigante).

Cualquiera que sea el cambio que decida integrar en tu plan de acondicionamiento físico, dé prioridad a la alegría. Si una actividad se siente como una tortura, tu compromiso de ser activo eventualmente disminuirá. Si intentas algo y decides que no es lo que te conviene, pasa a otra cosa. Vivir activamente no se ve igual para todos; más bien, es tan individualizado como tu, y el disfrute es un ingrediente crucial en la fórmula de vida activa.

¿Todavía no conoces Bailonga Fitness?

Accede a 269 vídeos desde el primer momento.

Nuevo contenido cada semana.

Sin permanencia ni períodos mínimos.

Tú eliges la duración, intensidad y dificultad.

Ponte en forma a tu ritmo y desde casa

PROBAR GRATIS