Cáncer de mama: El ejercicio es parte importante de la prevención

Breast cancer exerciseDe acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer, este año se diagnosticarán alrededor de 232,340 nuevos casos de cáncer de mama invasivo en mujeres. Aunque el riesgo de desarrollar cáncer de mama incluye muchos factores con los que se nace, incluyendo mutaciones genéticas (BRCA y otros), antecedentes familiares e incluso factores reproductivos como el inicio temprano de los períodos o la menopausia tardía, los factores del estilo de vida también son clave para la prevención de riesgos. Esta es una buena noticia para muchos de nosotros!

Los estudios han demostrado que la falta de actividad física y la obesidad aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama. La investigación muestra una reducción del 20 al 40 por ciento en el riesgo de cáncer de mama con un programa de ejercicio consistente que incluye al menos 150 minutos de actividad moderada por semana.

Además, las personas diagnosticadas con cáncer de mama que son obesas tienen más probabilidades de morir de su enfermedad que las mujeres que mantienen un peso corporal normal.

Camina durante 150 minutos semanalmente:

 Las cantidades moderadas de caminar, andar en bicicleta o trotar pueden ayudar a cambiar la manera en que el cuerpo descompone y metaboliza el estrógeno, una hormona clave en algunos tipos de cáncer de mama. El ejercicio también reduce los niveles de estrógeno, lo que se ha asociado con un menor riesgo. Un estudio anotó que 150 minutos de ejercicio semanalmente proporcionaron hasta una reducción de 40 por ciento en el riesgo. Eso es sólo 30 minutos cinco veces por semana, ¡totalmente factible!

Manten un peso corporal saludable:

El entrenamiento de fuerza estimula tu metabolismo, un metabolismo energético quema calorías, y quemar calorías eficientemente ayuda a mantener su peso bajo control. Los expertos dicen que el exceso de tejido graso puede estimular la producción de más estrógeno en el cuerpo, y eso no es bueno. Es importante mantenerse delgado, especialmente después de la menopausia, cuando se diagnostican muchos cánceres de mama.

Beber menos alcohol: 

Sabes que tomar un vaso de vino tinto al día puede mejorar la salud del corazón. Tal vez no sepas que la investigación sugiere que el riesgo de cáncer de mama aumentó en un 7 por ciento por cada bebida alcohólica consumida. De hecho, las mujeres que bebían de dos a tres bebidas alcohólicas al día tenían un riesgo 20 por ciento más alto de cáncer de mama, en comparación con las que no bebían, reveló un estudio. Considera cambiar tu vino por sidra espumosa algunos días.

Come con inteligencia:

 Estudios pequeños han relacionado el consumo de menos carne roja y más verduras con una reducción en ciertos cánceres de mama, pero se necesita más investigación para confirmar estos hallazgos. Mientras tanto, los expertos sugieren que su objetivo sea comer por lo menos dos tazas y media de frutas y verduras al día, y elegir aves y pescado en lugar de carnes rojas y procesadas.

Hazte controles: Comienza el hábito de hacerte un autoexamen de mamas a la misma hora cada mes, de manera que esté familiarizada con la forma en que se sienten sus senos y pueda detectar cualquier cambio de inmediato. Tu médico también realizará un examen clínico de los senos anualmente, así que asegúrete de asistir a esa cita. La mayoría de las mujeres deben comenzar a hacerse una mamografía cada uno o dos años después de los 40 años, recomiendan los expertos. Sin embargo, si estás en mayor riesgo, debido a antecedentes familiares, tratamientos anteriores para el cáncer de mama o factores genéticos, hable con su médico sobre las pruebas de detección más tempranas o más frecuentes.

¿Todavía no conoces Bailonga Fitness?

Accede a 269 vídeos desde el primer momento.

Nuevo contenido cada semana.

Sin permanencia ni períodos mínimos.

Tú eliges la duración, intensidad y dificultad.

Ponte en forma a tu ritmo y desde casa

PROBAR GRATIS