Cómo mejorar el estado de ánimo

No es inusual experimentar ocasionalmente una disminución en la felicidad o el estado de ánimo. La vida está ocupada, múltiples responsabilidades compiten por nuestra atención y los niveles de estrés aumentan. Antes de que nos demos cuenta, es posible que nos encontremos deprimidos y desanimados. Si esto te suena familiar, aquí hay algunas formas creativas de volver a un estado de ánimo animado.

Ejercicio

La participación en el ejercicio estimula naturalmente el estado de ánimo al liberar endorfinas, que son las sustancias químicas que nos hacen sentir bien en nuestro cerebro. Si te encuentras de mal humor, levántate y haz una caminata de cinco a diez minutos o participa en algún otro tipo de actividad para que la sangre se bombee y el estado de ánimo aumente.

Nutre el cuerpo

Disfruta de algunos alimentos sabrosos como el chocolate negro, las verduras de hojas verdes y otros alimentos ricos en folato, los arándanos, el té de manzanilla o lavanda, y las semillas ricas en magnesio como las semillas de calabaza o girasol. Se cree que los nutrientes en estos alimentos están relacionados con la salud emocional.

Establezca una Afirmación Diaria

Identificar una afirmación es una manera de brindarse a sí mismo (y a los demás) apoyo emocional y aliento. Una afirmación diaria también puede ayudar a establecer una "vibración" o propósito positivo para el día. Busque inspiración en libros, citas, letras de canciones, poemas o versos espirituales. Escriba la afirmación y colóquela en un lugar donde pueda leerla y recuerde el enfoque del día.

 

Meditar

Se ha demostrado que la meditación -aunque sea por sólo cinco minutos- reduce el estrés y mejora el pronóstico de una persona. Busque un lugar tranquilo, cierre los ojos, concéntrese en su respiración y despeje su mente del ruido del día. Participar en la meditación te permite ir hacia adentro y reflexionar mientras encuentras la paz y reafirmas tu propósito.

Practique la gratitud

Comienza o termina el día escribiendo tres cosas por las que estás agradecido. Cuando un mal humor o un espíritu deprimido comienza a aparecer, use este ejercicio para reencuadrar su pensamiento y enfocar su energía en lo positivo. Mirando los aspectos positivos de la vida, es posible cambiar el patrón de pensamiento, conduciendo así a una visión más feliz de la vida en general.

Desenchufar

Hay drama en los medios sociales, la cultura pop y las noticias, y es fácil quedar atrapado en la marea negra de los aspectos desagradables del mundo moderno. Si hay demasiada negatividad pulsando a través de sus noticias, apáguela, váyase y lea un libro o simplemente siéntese en silencio. Da un paso más y deja tu teléfono atrás cuando tomes microinterrupciones durante el día. Recorrer los medios sociales no es un descanso mental; más bien, actúa como estimulante y puede causar estrés adicional.

Apelación a los olores

El sentido del olfato es poderoso y está íntegramente conectado con el estado de ánimo y la memoria. Intenta infundir en tu espacio tus esencias favoritas como jazmín, manzanilla, vainilla, cítricos, menta y lavanda.

Sal al exterior

Una deficiencia de vitamina D, a veces conocida como la vitamina del sol, se ha relacionado con la depresión y la ansiedad. Cuando sea posible, toma un descanso afuera y toma un poco de sol. Alternativamente, usa una lámpara de sol o terapia de luz para combatir los síntomas del trastorno afectivo estacional (TAE). La terapia de luz puede ser especialmente útil para las personas que trabajan la mayor parte del día.

La felicidad está influenciada por nuestro entorno, los factores del estilo de vida y las opciones de comportamiento. ¿Qué estás haciendo para mantener tu espíritu en alto y tu actitud positiva y alentadora? Prueba algunos de estos hacks para apoyar sus esfuerzos. Es importante notar, sin embargo, que los sentimientos persistentes de tristeza, ansiedad o estrés deben ser comunicados a su médico de atención primaria en caso de que haya un problema más profundo en juego.

¿Todavía no conoces Bailonga Fitness?

Accede a 168 sesiones y 30 clases desde el primer momento.

Nuevo contenido cada semana.

Sin permanencia ni períodos mínimos.

Tú eliges la duración, intensidad, dificultad y estilo de baile.

Ponte en forma y aprende a tu ritmo todos los estilos de baile

PROBAR GRATIS