Con el apoyo de tu pareja, hacer ejercicio es más fácil

Claro, sabemos que no tener suficiente tiempo, dinero o confianza en sí mismo mantiene a mucha gente alejada del gimnasio. Pero, ¿sabías que, según una encuesta reciente de la International Health, el 48 por ciento de las personas dijeron que su cónyuge o pareja no apoyaba la asistencia regular al gimnasio y que no cumplía con los objetivos de acondicionamiento físico?

¿Qué? ¿Tu relación no es de apoyo para que te ejercites, te pongas saludable, te veas en forma y te sientas bien? Y lo que es peor, tu y tu cónyuge/pareja están en un constante estado de batalla por esto? Hmmm. Será mejor que investiguemos esto antes de que ocurra un desastre en la relación, o una crisis de salud. Seguro que hay esperanza!

El conflicto en una relación donde no hay aceptación incondicional de uno mismo, del otro y de las circunstancias de la vida de uno lleva al estrés, la ansiedad, la depresión y la ira. De hecho, el conflicto crónico y el estrés en una relación pueden llevar a un riesgo elevado de mala salud, como lo hacen la inactividad física y el tabaquismo. La obesidad, las alteraciones del sistema inmunológico, la hiperglucemia, los bajos niveles de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (el colesterol "bueno"), la hipertensión y la obesidad abdominal (la obesidad "mala"), especialmente en el caso de las mujeres, son más frecuentes cuando hay conflictos y desacuerdos crónicos en las relaciones.

Así que cuando casi el 50 por ciento de las personas creen que sus cónyuges no apoyan su deseo de hacer ejercicio, al menos en un gimnasio, la situación está madura para que esas parejas experimenten antagonismo, culpa, enojo, resentimiento, sentirse retenidas o excluidas, ser presionadas, no sentirse satisfechas y preocupadas por el futuro de la relación. A mí me suena a mucho estrés. Y eso puede tener graves efectos perjudiciales para su salud, ¡justo lo contrario de lo que espera lograr con el ejercicio!

Las parejas que se apoyan mutuamente, e incluso se ejercitan juntas, encuentran una mejor salud en sus relaciones y son capaces de resolver los conflictos más fácilmente. Un cuerpo sano y una relación sana son como una sola carne.

¿Quieres encender tu romance? ¿Queréis estrechar el lazo emocional entre vosotros? ¿Quieres ayudar a tu pareja a enamorarse más profundamente de ti? Hay suficiente investigación para llenar gigabytes de espacio mostrando que hacer ejercicio hace que las parejas se sientan más atractivas, tengan más energía, sientan más deseo sexual y capacidad de respuesta, y encuentren un mejor desempeño sexual, sin importar la edad. Además, las parejas que se apoyan mutuamente en el ejercicio físico, y a menudo hacen ejercicio juntos, están más comprometidas con la salud y el estado físico del otro, y tienen más probabilidades de seguir con sus propios programas de ejercicio, según un estudio de la revista Journal of Sports Medicine and Physical Fitness (Journal of Sports Medicine and Physical Fitness).

Estos son algunos pasos clave para mantener tu corazón latiendo cuando estás enamorado:

1. Pregúntale a tu cónyuge si él o ella entiende por qué haces ejercicio. Escucha lo que él o ella piensa que es la razón por la que quieres levantarte temprano y salir a hacer ejercicio. Tal vez él o ella tiene algunas creencias erróneas acerca de ser excluido, "Sólo quieres estar lejos de mí" o "Sólo no soportas estar conmigo". Explica que hacer ejercicio es parte de su meta de cuidarse a sí mismo para asegurar que vivan una vida larga y saludable juntos. Invite a su pareja a unirse a usted.

2. Si tu pareja no va a hacer ejercicio contigo en un gimnasio, tal vez encuentrse otras maneras de hacer ejercicio juntos. Esto puede incluir tareas domésticas más vigorosas y divertidas, trabajo en el jardín, compras, una caminata en el parque, un paseo en bicicleta o una actividad que él o ella proponga. No os comprometáis, pero acordar una tercera y nueva posición, que se trata más bien de consenso, algo que ambos disfrutan haciendo.

3. Acepta no regañar a tu pareja por no hacer ejercicio si él o ella no le regaña por tomarse el tiempo para hacer ejercicio.

4. Ten cuidado de no confiar demasiado en tu cónyuge o pareja para alcanzar tus metas de acondicionamiento físico ya que puede debilitar la automotivación para lograr tus objetivos.

5. Prepara una "cita" de entrenamiento con una pizarra de ejercicios cooperativos que se apoyan los unos en los otros y salen del gimnasio no sólo sudorosos, sino también con endorfinas que añaden especias y espíritu a su relación. Estos ejercicios pueden incluir ejercicios cardiovasculares en grupo, clases de acondicionamiento físico en grupo, estiramiento mutuo y observación mutua mientras se realiza el entrenamiento de resistencia. Encontrarás un mayor orgullo y respeto, un mayor interés en el bienestar del otro, una mejor comunicación y, en general, una mejora en la calidad del tiempo.

¿Todavía no conoces Bailonga Fitness?

Accede a 175 sesiones y 30 clases desde el primer momento.

Nuevo contenido cada semana.

Sin permanencia ni períodos mínimos.

Tú eliges la duración, intensidad, dificultad y estilo de baile.

Ponte en forma y aprende a tu ritmo todos los estilos de baile

PROBAR GRATIS