El ejercicio te ayuda en tu camino hacia la felicidad

La felicidad es una construcción inherentemente subjetiva. Las diferencias culturales, las experiencias pasadas y las expectativas individuales juegan un papel importante en nuestras definiciones personales de felicidad. Los científicos sociales han estado tratando de cuantificar la felicidad durante décadas. Aunque no existe una definición universalmente acordada.

Algunas investigaciones dicen que la felicidad es una construcción que consta de dos componentes principales: las emociones positivas y la satisfacción de la vida. Las personas que se describen a sí mismas como felices experimentan emociones positivas como el amor, la alegría y el afecto con más frecuencia que las emociones negativas. Además, las personas felices sienten altos niveles de satisfacción con la forma en que progresan hacia sus metas de vida.

Ejercicio para cultivar emociones más positivas

No es realista esperar sentir emociones positivas todo el tiempo. Después de todo, experimentar emociones negativas de vez en cuando es parte del ser humano, y experimentamos una gama completa de emociones a medida que nuestras circunstancias y situaciones cambian. Sin embargo, si miramos las emociones negativas a través del lente de la satisfacción, pueden servir para algo. Podemos usar la información que recopilamos de las emociones negativas para tomar decisiones sobre nuestros comportamientos de salud y relaciones, y para establecer metas personales realistas. Aunque las emociones negativas pueden ser útiles, es importante no darles demasiada libertad. Habitar en emociones negativas puede inundar su cuerpo con hormonas de estrés que pueden llevar a consecuencias de salud y comportamiento como insomnio, depresión, presión arterial alta, comer en exceso y abuso de alcohol.

Entre evitar las emociones negativas y rumiar sobre ellas se encuentra la resiliencia, que es la capacidad de adaptarse y sobrellevarlas. Y no sólo cuando la vida nos entrega el proverbial limón, sino también con los estresantes del día a día. El ejercicio es un hábito saludable que nos puede ayudar a hacerlo. El ejercicio reduce las hormonas del estrés en el cuerpo al mismo tiempo que mejora el estado de ánimo.

Con apenas 20 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada realizado por la mañana puedes tener un impacto inmediato sobre el estado de ánimo y estos efectos estimulantes del ejercicio pueden durar hasta 12 horas. Por lo tanto, tu entrenamiento matutino no sólo te ayudará a comenzar tu día sintiéndose más feliz, sino que también puede servir como un amortiguador de estrés cuando encuentres situaciones difíciles a lo largo del día.

Aquí hay más buenas noticias: Parece que cualquier tipo de actividad física puede mejorar la felicidad. Los investigadores de la Universidad de Michigan agregaron datos de más de 23 estudios publicados que abarcan más de tres décadas. Los participantes eran diversos en términos de edad, origen étnico y estatus socioeconómico. Los investigadores encontraron que el ejercicio se relacionaba consistentemente con la felicidad. Esto era cierto para los caminantes y corredores, y para aquellos que practicaban formas de ejercicio mente-cuerpo como el yoga. Los que cumplían con las pautas de actividad física de acumular al menos 30 minutos de actividad física la mayoría de los días de la semana eran 30% más propensos a reportar sentirse felices que los que no cumplían con las pautas, pero los investigadores observaron un aumento en las puntuaciones de felicidad entre los individuos que se ejercitaban tan poco como una o dos veces por semana.

El ejercicio es sólo una parte del rompecabezas

Aunque el ejercicio parece jugar un papel fundamental en la felicidad, recuerde que esto es simplemente una pieza del rompecabezas. Las personas que se identifican como felices a menudo informan tener relaciones más sanas con familiares y amigos y niveles más altos de bienestar espiritual. Así que, en tu búsqueda de la felicidad, recuerda nutrir tus relaciones y reservar un poco de tiempo cada día para la contemplación y la meditación. Y, por supuesto, sigue moviéndote.

 

¿Todavía no conoces Bailonga Fitness?

Accede a 269 vídeos desde el primer momento.

Nuevo contenido cada semana.

Sin permanencia ni períodos mínimos.

Tú eliges la duración, intensidad y dificultad.

Ponte en forma a tu ritmo y desde casa

PROBAR GRATIS